Actores adolescentes se atreven con obras de cientos de años

teatro


La Paca hace lo que mejor sabe hacer para que veinte años, efectivamente, sean nada: acercar a los jóvenes al teatro. Lo hizo muy bien con los alumnos del ‘Santa Catalina’ y de la Universidad que representaron Lisístrata y Gorgoja, que se sintieron como en casa sobre el escenario del Darymelia.
El miedo escénico, la vulnerabilidad ante los errores y un público que está al quite son factores del teatro que pueden inducir a pensar que esta disciplina artística es cualquier cosa menos íntima.
 Pues a pesar de la presión, los nervios y el peligro de subirse a un escenario en minifalda, los alumnos del instituto Santa Catalina de Alejandría y de la Universidad de Jaén que se atrevieron con dos obras clásicas  crearon un ambiente muy familiar dentro del teatro Darymelia. Y es que este recinto, después de veinte años, casi es la casa de los que hacen Teatro La Paca, detrás de las divertidas obras que se representaron ayer, dentro del programa Acércate al teatro, que no podía tener mejor título.