Éxito del juego de rol en vivo

la conjura

Fue una actividad cultural ambientada en la época renacentista y se desarrolló con éxito de asistencia en la ciudad durante el puente de Andalucía. La iniciativa turístico-lúdica, “XVI, la Conjura”, se une a las existentes en Los Cerros con el objetivo de atraer visitantes. En este caso se trató de una actividad dirigida al sector de población más joven. En concreto, la ruta aventurera se realizó, durante los días 25, 26, y 27 de febrero.

La actividad se bautizó como “XVI, la Conjura”. Se trató de un “real game” o juego de rol en vivo, que ofreció a los visitantes que participaron, la oportunidad de descubrir el rico patrimonio y la historia de Úbeda, de una forma diferente. Vivieron una auténtica aventura, en primera persona, ya que los “jugadores” de “la Conjura” entraron en contacto con los lugares y personajes vinculados a la ciudad, de una manera accesible, amena y divertida. Por tanto, los participantes en la iniciativa visitaron y conocieron la ciudad fuera de los cánones habituales de turismo, en la que, al mismo tiempo, el asistente juega y aprende. La original actividad también permite a la ciudad contar con una mayor proyección y difusión de sus valores patrimoniales, histórico-artísticos y culturales.

El juego de intriga estuvo ambientado en la época del Renacimiento. Los participantes se enfrentaron a un reto con acción, en el que debían encontrar pistas, superar pruebas, resolver enigmas y desentrañar misterios que los llevaran de un lugar a otro de la ciudad y así conseguir completar un recorrido dentro del recinto histórico y su entorno. En su búsqueda de pistas, los jugadores pasaron por algunos de los edificios más emblemáticos de la ciudad, como el Hospital de Santiago, el Torreón del Santo Cristo, la Iglesia de San Pablo, la Casa Mudéjar-Museo Arqueológico o el Palacio Vela de los Cobos. A la vez interactuaron con personajes representativos de esa época, que salían a su encuentro para ayudarlos u obstaculizar su avance en situaciones y enigmas planteados en cada hito.

Los participantes de “la Conjura”, como espías de la Corona Española, debían desmantelar el “complot urdido” contra el poderoso secretario del rey, Francisco de los Cobos y Molina, con todas las armas a su alcance, es decir, utilizando la intuición, la capacidad de observación, la memoria, la deducción, la estrategia, sus habilidades intelectuales y físicas además de destrezas varias. Asimismo para que la experiencia fuera más real, los participantes pudieron ir ataviados para la ocasión con trajes y atrezo de época. Además, los jugadores debían de compartir los logros conseguidos, en todo momento, en las redes sociales, pues la organización habilitó un Twitter y Facebook especiales para el juego. A los participantes se les entregó un mapa de la ciudad para que se orientaran y delimitaron el área de juego. Cada aventura tuvo una duración aproximada de dos horas y media. Se realizó en dos sesiones cada día, una por la mañana, y otra por la tarde. Cada sesión contó con un máximo de 40 participantes. Al estar dirigido, mayoritariamente, a la población joven, la actividad tuvo unos precios muy populares, entre 10 y 8 euros. La edad mínima para participar fue de 14 años, eso sí lo menores debían de ir acompañados por un adulto. Sin duda, fue una manera original de dar a conocer y acercar el patrimonio de la ciudad ubetense tanto a locales como a foráneos. La iniciativa estuvo organizada por la Asociación Cero Culture y contó con el apoyo de la Diputación y el Área de Juventud del Ayuntamiento.