Francisco Vela de los Cobos, Regidor de Úbeda, construye su palacio que aún pervive

palacio vela cobos

Francisco Vela de los Cobos, nieto de Doña Mayor de los Cobos, hermana de Francisco de los Cobos, el poderoso secretario del Emperador Carlos V, casada con Diego Vela Allide, cuando era regidor de Úbeda, manda construir su palacio en la ciudad.

Es una de las grandes familias ubetenses, que acogieron las prácticas artísticas del Renacimiento que llegaban desde Italia, y que tendrán una actuación decisiva en la adopción de la nueva estética moderna en España en el siglo XVI.

La familia Cobos-Molina quizá no tan conocida, pero con un valor similar al de monarcas, grandes prelados y eminentes familias de recio abolengo que admiraron y se rodearon de obras realizadas “al modo antiguo”, por el carácter cualitativo de sus encargos artísticos así como por la labor protectora que algunos de sus miembros ejercieron sobre las Artes, han merecido ganarse la honrosa denominación de Mecenas.

Esta ilustre familia asentada en Úbeda, llegó a Andalucía con ese amplio número de guerreros que, con Fernando III el Santo, conquistó para Castilla, durante el siglo XIII, la zona del Alto Guadalquivir.

El primer Cobos es uno de los conquistadores de la ciudad que quedó heredado en ella tras la capitulación de la misma ante el Rey Santo. Ferrand Ruiz de Cobos era el nombre de este personaje que según parece procedía de La Rioja, de Santo Domingo de la Calzada. Así pues sería este el inicio de la relación de esta familia con la localidad jiennense.

Poco más se conoce a cerca de esta familia durante los siglos XIII, XIV y XV, tan solo  algunas noticias de que poseían ciertas casas en el barrio conocido por aquellos entonces como Barrio de Cuenca, en la collación de Santo Tomás y que en el siglo XVI trocaría popularmente su nombre por el de Barrio de los Cobos.

Parece lógico pensar que estos conquistadores que se asentaron en la ciudad gozarían de una posición de privilegio durante largo tiempo, gracias, entre otras cosas, al repartimiento que se hizo de las tierras de la localidad entre ellos y también el acrecentamiento sustancial de sus haciendas y rentas merced a que en la conquista de otras localidades andaluzas, caballeros de la por entonces villa de Úbeda, estarían presentes. De esta forma, situamos al primer Cobos como un conquistador perteneciente a una élite guerrera cuyos miembros irían evolucionando con el paso de los años hacia un estatus nobiliario de tipo medio y con carácter local.

En los enfrentamientos que durante el siglo XV encontraron a los Molina y a los Cueva, también se encontraban inmersos otros linajes de la ciudad que tomaban partido por uno u otro bando; es por ello por lo que lógicamente, las distintas familias que formaban parte de un mismo partido se vincularían a través de una hábil y meditada política matrimonial. De esta forma y como veremos, los apellidos y linajes Cobos y Molina se unirían en un momento muy concreto.

El nombre de otro Cobos, Diego de los Cobos, nos aparece a finales del siglo XV como uno de los hombres que estuvo presente en la Toma de Granada, hecho que propiciaría que este personaje volviese a su tierra natal con notables posesiones en la localidad de Benalúa. Parece ser que este Cobos fue el patriarca de los ilustres miembros Cobos-Molina que tanto poder alcanzaron y tanto enriquecieron a Úbeda en el siglo XVI gracias a los señeros edificios que levantaron.

El entronque de las familias Cobos y Molina se produjo como consecuencia del matrimonio entre el citado Diego de los Cobos y Catalina de Molina, dama ubetense perteneciente, como queda dicho, al bando de la aristocracia urbana enfrentado con los Cueva. La familia Cobos, cuya capital importancia dentro del Renacimiento hispánico es irrefutable, ejercerá una loable tarea de mecenazgo gracias a la acomodada posición y alto reconocimiento del que gozaron algunos de sus miembros durante el siglo XVI.

Este nivel alcanzado, tendrá su máximo exponente en la figura de Francisco de los Cobos, pero no puede solaparse la contribución realizada, fundamentalmente por las obras que mandaron construir en su ciudad natal, con otros miembros de este linaje de los Cobos-Molina que, si bien no alcanzaron el renombre y poder que alcanzaría el archiconocido secretario, no le andarán a la zaga en lo que a la calidad y magnificencia de sus encargos y obras se refiere. Tal sería el caso de los sobrinos y parientes de Don Francisco, Juan Vázquez de Molina, Diego de los Cobos, Pedro y Francisco Vela de los Cobos o Francisco de Molina.

Francisco Vela, fue Regidor de Úbeda en 1564 y Capitán de Caballería durante el episodio protagonizado, en 1568, por los moriscos alpujarreños. Siguiendo la tradición familiar de levantar suntuosos palacios para su residencia, encargará a Vandelvira la erección de su casa la cual será realizada a partir de 1561. Actualmente íntegramente se conserva la fachada principal.

(Fuente: Francisco Javier Ruiz Ramos. Asociación Alfredo Cazabán Laguna)

 

El Palacio Vela de los Cobos es visitable a diario. Reservar visita en el teléfono 953757916 o en el e-mail info@semerturismo.com.