Noticia Ideal de Baeza:Embellecen la catedral de Baeza para realzar su esplendor

Durante aproximadamente dos meses se han estado llevando a cabo en la catedral de Baeza labores de pintura, limpieza, encerado y renovación del templo, que asumidas con fondos propios, han devuelto al templo una luminosidad y una belleza matizados con el deterioro propio del paso del tiempo, y que han logrado devolver y realzar aún más su esplendor.

Todos los trabajos han sido llevados a cabo por empresas baezanas, según ha manifestado el responsable y encargado del templo, Manuel Cruz, quien ha coordinado las labores de limpieza llevadas a cabo por un equipo de personal propio de la catedral.

Así, se ha contado con empresas como la carpintería La Merced y la de pintura artística de Andrés Murillo, que además se da el caso que ya es la cuarta generación que lleva a cabo estas tareas en la catedral, ya que sería el abuelo de Andrés Murillo el que pintó el templo en el año 1936, después su padre en 1951 y ahora son él mismo y su hijo los encargados de realzar naves, cornisas y molduras con su buen hacer.

Desde hace 60 años, según explica Manuel Cruz, no se había llevado a cabo una restauración integral de pintura, sólo se habían ido realizando arreglos puntuales, por lo que ahora el aspecto que presentan naves y bóvedas es espectacular. Se ha incrementado notablemente la luminosidad de las mismas, y se ha realzado el trazado de nervios y casetones y todo tipo de ornamentación con suaves tonalidades, albero y ocre, que realzan hermosamente todos estos elementos.

Las magníficas rejas también han sido limpiadas a fondo y rehabilitadas, al igual que todas las maderas que han sido enceradas, tarimas, altares, y cuadros que han sido cuidadosa y minuciosamente cepillados y limpiados al igual que la piedra de las capillas, murales y frontones, por lo que el resultado final ha sido magnifico. Todo ello realizado por el concienzudo equipo de trabajadores de la catedral al que hay que felicitar por su labor a favor de nuestro hermoso patrimonio.