Noticia IDEAL:La Red Europea de Cementerios se rinde a los encantos del cementerio Inglés

cementerio-2Bingles-2Blinares


La industria minera del distrito Linares-La Carolina supuso el desarrollo económico y cultural de Linares gracias a la llegada de numerosos emprendedores extranjeros dispuestos a desenterrar la riqueza de los filones de la zona. La influencia de los inmigrantes europeos no sólo se tradujo en nuevos métodos de extracción del mineral, también en costumbre y espacios propios de sus comunidades en la ciudad como el caso del Cementerio Inglés. Esta joya desconocida del patrimonio linarense ha conseguido despertar el interés europeo gracias a su singularidad dentro del territorio nacional, donde tan sólo existen cuatro espacios similares.

En concreto, gracias al proyecto iniciado desde la Concejalía de Turismo del Ayuntamiento de Linares, tanto el Cementerio Inglés como el Cementerio San José forman ya parte de la Asociación de Cementerios Significativos de Europa (ASCE), una red europea que comprende a las organizaciones públicas y privadas gestoras de los cementerios de relevancia patrimonial por su carácter histórico, artístico o etnográfico. «Formar parte de esta red es muy importante desde el punto de vista turístico y patrimonial porque se reconoce la relevancia patrimonial de estos espacios y, al mismo tiempo, se promueve su protección, conservación, difusión y otras actuaciones», explica el Área de Turismo del Consistorio linarense.

De esta forma, la inclusión de los dos cementerios linarenses en ASCE no sólo supone su promoción, sino también la posibilidad de formar parte de su Ruta Europea de los Cementerios, Itinerario Cultural de Europa desde 2010, que ofrece al turista «un recorrido de interés global dentro de un paisaje cultural hasta ahora desconocido que nos hará interpretar de una manera diferente el paisaje patrimonial europeo».

La Ruta Europea de Cementerios persigue, entre otros objetivos, dar a conocer el gran patrimonio funerario europeo, llamar la atención de las instituciones sobre este bien insustituible, impulsar el turismo cultural mediante la oferta de nuevos espacios, establecer nuevos vínculos de colaboración entre países y regiones europeas y contribuir, con ello, a la cohesión del territorio mediante una nueva experiencia de colaboración transnacional.

Asimismo, este proyecto de ASCE pretende potenciar la restauración del paisaje funerario, convertir estos espacios en una herramienta de conocimiento e investigación continuada y funcionar con clara vocación educativa para que las escuelas lo incorporen a sus visitas culturales de una manera dinámica y pedagógica. En concreto, la ruta está compuesta por 25 ciudades de toda Europa que componen un mosaico de las diferentes costumbres y arte funerario más representativo de Europa durante los últimos dos siglos, así como una visión de la historia europea más reciente.

De esta forma, al igual que ocurre en los más de 60 espacios que conforman la ruta (entre los que se incluye el de la Almudena de Madrid o el cementerio de Valencia), los camposantos linarenses abren sus recintos en el marco de un recorrido cultural, dando a conocer el importante patrimonio funerario existente en Europa de una manera conjunta.

Una joya única

La singularidad del Cementerio Inglés de Linares, que anualmente recibe decenas de visitas de turistas y linarenses deseosos de conocer el legado de parte de su historia más reciente, ha provocado el desarrollo de numerosas iniciativas turísticas a lo largo de los últimos años, así como la proyección de nuevas medidas para su difusión en el futuro.

En este sentido, tras la reciente incorporación de este espacio a la Red Europea de Cementerios Singulares, desde la Concejalía de Turismo reconocen que el siguiente paso proyectado está dirigido a potenciar el carácter inglés de este espacio en una red nacional que recoja los cuatro camposantos ingleses que existen en todo el territorio nacional y que se encuentran dispersos en las ciudades de Camariñas en La Coruña, Riotinto en Huelva, Málaga y Linares. «Son espacios únicos, en el caso de los tres andaluces los únicos surgidos de la colonización británica, por eso la intención es unirlos en una ruta específica», destaca el Área municipal de Turismo, desde donde se subraya la posibilidad de realizar un recorrido museográfico en el cementerio inglés de la ciudad.

Este vestigio histórico de la ciudad de Linares comenzó a hacerse realidad en 1855 con el enterramiento de James George Remfry junto al ‘nuevo’ cementerio de Linares, conocido como San José dado que, entonces, la ausencia de libertad de religión impedía el enterramiento de protestantes en camposantos católicos. La lucha de la numerosa comunidad de protestantes de la ciudad minera aseguró la pervivencia de este camposanto en 1957, fecha en la que quedó olvidado tras la muerte de Pedro Hasselden y Carlota Remfry.

Entrados los años sesenta, la asamblea de hermanos -descendientes de evangélicos linarenses- demandaban un lugar donde poder descansar dignamente. Hasta entonces, eran enterrados dentro del ‘nuevo’ cementerio, en un lugar apartado llamado ‘El Corralillo’, junto a los ‘no gratos’ para el régimen franquista en unas condiciones lamentables. Tras contactar con el último descendiente de Hasselden, Enrique Hasselden Montes, éste les cedió la propiedad a condición de su protección y conservación. Así, desde 1968 las cuatro iglesias evangélicas existentes en Linares cuidan el camposanto y guardan la belleza y originalidad de este espacio.