Noticia IDEAL:Precursores del mundo subterráneo

jaen-mundo1


En pleno 2014 son pocas las zonas de nuestro planeta que quedan por explorar; o al menos en su superficie. Muchas veces viajamos para conocer sitios nuevos sin darnos cuenta de que bajo nuestros pies existe un mundo inmenso sobre el que apenas sabemos nada. Hacer que esta situación cambie es tarea de la espeleología, que cuenta en la provincia de Jaén con uno de los grupos aficionados a la misma más activos del mundo.

El Grupo Espeleológico de Villacarrillo (GEV) lleva 35 años adentrándose en las entrañas de la Tierra y dando a conocer lo que en sus expediciones descubre. Fue en 1979 cuando Miguel Herreros Vela, villacarrillense afincado en Ronda, decidió dejar la presidencia del Grupo Espeleológico Alpino de Ronda para fundar, junto a Antonio Pérez Ruiz y los hermanos de ambos, otro club en su tierra. La cercanía del Parque Natural de la Sierra de Segura y las Villas les llevó a emprender este viaje a lo largo del cual han ido alternando actividades científicas y deportivas con las que disfrutar de su pasión.

«Nuestra principal actividad es la realización de expediciones espeleológicas, pero no solo nos quedamos ahí», explica el presidente del GEV, Toni Pérez Fernández. Estas afirmaciones se demuestran con las múltiples actividades que realiza esta asociación. Entre otras cosas, el grupo tiene una escuela deportiva de espeleología que cuenta actualmente con 25 alumnos. «La espeleología no nos permite hacer actividades con muchos niños, así que somos selectivos y contamos con aquellos a los que realmente les guste este mundo», expone Toni.

Asegura también que las competiciones son el principal reclamo para la juventud que se entrena durante todo el año, ya que «les gusta comparar cómo lo hacen ellos respecto al resto y es un incentivo para ellos que les lleva a hacer las cosas mejor». En este sentido el grupo de espeleólogos villacarrillenses cuentan en su palmarés deportivo con récords nacionales y mundiales, y con el título de campeones de Europa (tanto en categoría sénior como juvenil). Además el GEV ha participado en unos Juegos Mundiales de Espeleología.


Evidentemente para mantener tal ritmo de actividades es necesaria una financiación que según las palabras del presidente de la asociación es el principal escollo. «El futuro del grupo está, obviamente, en las ganas de hacer cosas de la gente que se va incorporando, pero también en la aportación económica con la que nos ayuden las instituciones», afirma Toni. «Sin las subvenciones que tenemos sería imposible mantener actividades como, por ejemplo, las que hacemos con los niños» asevera. Y es que el grupo realiza la mayoría de sus expediciones en la sierras de Segura y Las Villas, lo que está a una cierta distancia de Villacarrillo. «Una vez que se nos acaba el dinero de las subvenciones compartimos los gastos de los viajes entre todos, pero con los tiempos que corren, esto no es muy sostenible» comenta el presidente del colectivo.

Es en estas expediciones donde el grupo recoge material, tanto en forma de fotos como de muestras, relacionados con los seres invertebrados que habitan en las cuevas. Hasta ahora el GEV lleva publicados cuatro libros y en su último recoge una clasificación y estudio de estos animales subterráneos. El primero, publicado en 2003, es un repaso a la historia de la espeleología desde el neolítico hasta nuestro días. El segundo y tercer libro conforman un excepcional catálogo de las cuevas que el Grupo Espeleológico de Villacarrillo ha ido explorando. La última de la expediciones ha sido la que parte del grupo ha realizado en la de Cueva del Farallón y en la Cueva de la Pedorrilla, ambas en el término municipal de Riópar (Albacete).

Pero su labor de divulgación en torno a la espeleología no queda aquí. El GEV publica la única revista digital con contenido espeleológico-científico. Además el grupo también ha realizado diversas charlas coloquio en diferentes puntos de la geografía jienense como Huelma, Santisteban o Mogón. También en el año 2007 el GEV crea los denominados ‘Premios Espeleo’ con la finalidad de reconocer las trayectorias más destacadas en los diferentes ámbitos de la espeleología en Andalucía, siendo estos los únicos premios en Europa destinados a honrar la labor de aquellos que se dedican a estudiar el mundo subterráneo.

El último reconocimiento que se la ha hecho al GEV ha llegado desde el ayuntamiento de Villacarrillo que ha querido reconocer la inestimable labor que hace el grupo, en cuanto a la divulgación de la espeleología se refiere, pero también ha querido agradecer todo lo que esta institución aporta a la localidad. Así, se han renombrado cuatro calles del pueblo llamándolas ‘Avenida de la espeleología’, ‘Calle Cueva de Nerja’, ‘Calle Cueva de la Pileta’ y Calle Gruta de las Maravillas’. La primera es la única calle en el mundo dedicada al mundo de la espeleología, lo que conforma una prueba más de la importancia que tiene no solo en España sino a nivel internacional el Grupo Espeleológico de Villacarrillo.